Tres claves de la educación intra-organizacional

Tres claves de la educación intra-organizacional

Una empresa que no sepa transferir conocimientos a las nuevas generaciones es muy probable que experimente uno de los problemas corporativos más incómodos, perder la identidad.

Sí, estoy seguro que suena exagerado, pero realmente no lo es. Cuando no hay garantía de que los líderes estén comprometidos a enseñar lo que saben, se corre el riesgo de que cada quien haga lo que considera correcto y probablemente no esté alineado al propósito de la organización. Pero no creas que es una responsabilidad organizacional, también es individual, porque lo que sabemos no nos pertenece solo nosotros, por eso, es vial que te animes a compartirlo.

Me gustaría dejarte unas cuantas recomendaciones, esto aprendí luego de mi experiencia creando un protocolo de transferencias de conocimiento en una compañía repleta de millenials llevando marcas milenarias.

Los protocolos para educar no se eficientes

Por mucho que diseñes un método, éste no funcionará jamás si no existen compromisos, es decir, que cada miembro comprenda la importancia de socializar el conocimiento y el beneficio que trae para sí mismo. El gran dilema es que muchos aseguran que, si el otro aprende rápido le quitará el puesto. Lo que realmente ocurre es que fortalece la relación entre pares, facilita el trabajo y el crecimiento de la organización, y una cosa importante, nos permite ascender más rápido.

¿Cómo se hace? Es realmente sencillos. Haz que uno de los valores de tu organización sea el compartir, crea espacios no formales para intercambiar conocimiento y lecciones aprendidas, hazle saber a todos que está bien tener dudas y que preguntar forma parte del proceso y, por último, aunque luzca incomodo, invita a todos a que documenten de la manera que sea (escrito, foto, video, audio) lo que van aprendiendo.

No castigues el fracaso

Mi abuelo decía que los fracasos son una gran escuela a la que nunca queremos ir. Es normal, obviamente no nos gusta fracasar, sin embargo, debemos entender que cuando estamos iniciando algo casi siempre lo experimentamos, pero no olvidemos que es una estupenda oportunidad para convertirlo en un reto que más tarde puede llevarnos al éxito. El problema es que el fracaso muchas veces es motivo de crítica, casi como una sentencia de muerte, pero se nos olvida que todos lo vivimos, pero casi nunca nos atrevemos a decirlo. Ahora fíjate, ese silencio ocasiona retrasos en el proceso, en muchos casos genera pérdidas cuantiosas de dinero y todo esto por no sentirnos con la libertad de hablar.

La recomendación:

Se amable con el que se equivoca e invítalo a contar su experiencia, enséñales que si compartimos nuestros fracasos la ayuda llega rápidamente, guíalo en el proceso, y por otro lado, hazle saber que de un fracaso podrían salir grandes ideas para potenciar el negocio.

Toda idea puede ser buena

Si te ha pasado que cuando escuchas las primeras frases de una propuesta de una persona y ésta no te parece adecuada la desestimas inmediatamente, es muy probable que hayas perdido la oportunidad de acercarte más rápido a una idea poderosa.

Ahora bien, si estas apoyando a otros en su proceso de aprendizaje, es muy importante escucharlo hasta el final, porque ese acto es en sí mismo aprender. Sé que no es tan fácil hacer hablar y reflexionar a otros, una manera rápida de lograrlos es darle libertad para proponer y decir lo que piensa sin emitir juicios, pues casi siempre quien se atreve a hacerlo está saliendo de su zona de confort.

¿Cómo puedes integrarlos a todos?

Es fácil, pide siempre a tus equipos de trabajo que formulen ideas, no es necesaria que la digan frente mucha gente, hay quienes no se siente cómodo así, tampoco es relevante generar un espacio especial para compartir ideas. Lo más importante es que celebres cada vez que alguien comparta lo que se le ocurrió. Verás que tendrás miles de propuestas y, sobre todo, la absoluta certeza que tu equipo y tu compañía van en un crecimiento sostenido.

“Si quieres aprender, enseña”

Cicerón (106 AC – 43 AC)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *